Avancemos

Educación Pública y el Pueblo






Documental

 

La Otra Cara del Programa "Ser Pilo Paga"

Imprimir
Visto: 750

En 2014  el gobierno nacional a través del MEN creó el programa denominado SER PILO PAGA cuya meta a 2018 es otorgar 40.000 becas para carreras universitarias a los “mejores” estudiantes del grado 11 de los estratos 1 y 2 inscritos en el SISBÉN. A primera vista es una gran acción para los estudiantes pobres, sin embrago, en esta política social se esconde el más brutal negocio con dineros del Estado para acrecentar el capital de los dueños de las universidades privados, veamos:

En Colombia cada año se gradúan del grado once cerca de 550.000 Estudiantes, con la ilusión de ingresar a la universidad, lo que ellos y sus padres no saben es que tan solo en el país existen sólo cerca de 10.000 cupos, con lo cual quedarán 540.000 frustrados como estudiantes y claro miles irán al ejército, a la policía, otros serán presa del desempleo, la drogadicción, la delincuencia y demás acciones propias del capitalismo.

 Las  10.000 becas prometidas cada año, son una novedosa forma de ilusionar a los jóvenes, pero lo aberrante es lo que se esconde a través de esta “benéfica” acción, donde el derecho a la educación universitaria de la inmensa mayoría de jóvenes que salen del grado 11 se queda en simple  demagogia del Estado.

Lo que no explican en la publicidad que hacen de este programa es que el 98 % de los 10.000 cupos se los otorgan a universidades privadas con  un costo promedio de $18.000.000 por estudiante - semestre y el 2% a las universidades públicas a un costo de $ 137.164 por estudiante – semestre, como es  el caso de la Universidad del Cauca.

De esta forma, el presupuesto para este programa anual (2016) fue de $374.000 mil millones, las universidades privadas se llevaron el 98.4% $ 368.016.000.000 mientas las universidades públicas recibieron el 1.6% $ 5.984.000.000. De esta manera, el gobierno que es el representante de los grandes empresarios y burgueses dueños de las universidades privadas, cumple su papel legalizando este criminal programa enriqueciendo al sector privado, permitiendo el incremento en el costo  de las matrículas en forma abierta  y descarada.

Si dichos recursos se emplearan solo en universidades públicas se garantizaría para dar ya no a 10.000 sino a otros 550.000 estudiantes, ya que presupuesto del programa ser pilo paga es equivalente al  que estado gira a las universidades públicas, lo cual convierte esta posibilidad en una acción de lucha para aniquilar este fatídico negocio del que se han adueñado las universidades privadas.

Otros problemas que genera este programa es la desviación de la actividad formativa del estudiante que los obliga a dedicarse a responder a las  mal llamada Pruebas Saber o pruebas del Icfes, cuando ya demostramos que por el número de egresados el 98 % están condenados a otras actividades menos a estudios universitarios. Los créditos condonables se transforman en becas, cuando el estudiante termina su programa académico exitosamente, de lo contrario queda endeudado para el resto de su vida.

Este programa ha causado una malsana competencia entre establecimientos educativos y entre estudiantes, a sabiendas que es un embeleco para la inmensa mayoría que no podrán tener acceso a la universidad, convirtiéndose en la excusa perfecta del estado para negar el derecho, por eso debemos denunciar y concientizar a las comunidades para que con la huelga podamos reivindicarlo, exigiendo la ampliación de la cobertura para la Universidad Pública.